La crónica musical de Minné


En la Biblioteca Mística no hay más que las escrituras divinas. De todas formas en los cielos existe solo un autor y solo un compositor que es Minné.
     Es la crucecita dorada que está dictando: dicta sobre la Sabiduría, que no aparta su mirada del amor y de la bondad inenarrable en una pureza superante que concede paz, gran y larga paciencia, armonía y hermosura que nos traslada a la vida eterna.
     En realidad la Sabiduría está dictando la crónica de Minné. En la Biblioteca Mística hay millones de volúmenes y todos hasta el último tratan de un solo tema: Minné. Lo demás no se tiene en cuenta. 
     Por ejemplo la crónica de la humanidad: se realiza un contraste entre las fuerzas  militantes del amor celestial y el mal atroz. Por ejemplo las civilizaciones solares o las dimensiones solares en contra de las lunares. Como siempre, en la luz de la esfera del Sol de los soles de Minné en el cénit y después el ocaso entre toda esta oscuridad. 

Mozart para mí es una maravilla     
     Es poseedor de una gran sala blanca mística en la gran Biblioteca Mística, por eso, no es posible salir de ella. Es decir, toda la Biblioteca Mística se puede leer sin salir de esta sala blanca. Mozart nos hace posible leer estos infolios maravillosos mediante la música. Pero luego, al impregnarnos con estas armonías acústicas y beatitudes armoniosas,  dice ¡bienvenidos, bienvenidos, los mismos textos leeréis en los textos verbales! P. Juan hace lo mismo. Él tiene su música en la sala blanca y los mismos pergaminos de Minné. 
     Luego estamos tocando tanta música, intentando introducir varios conceptos pero nada trabaja, nada funciona, la inspiración y el vuelo, la escalera de ascensión era el descubrimiento de esta sala blanca, el toque de las beatitudes están vinculadas solo a la esfera de elevación, a la esfera de Minné ¡una romanza interminable!
     Y en las horas más trágicas, Mozart, nos hace ver como el cetro de Minné sigue venciendo la oscuridad de la muerte producida por el remodelado adaptacional como la quimera de las quimeras es importantísimo, por eso Mozart es el filósofo superante. 
     Tratad de encontrar en los libros de Aristóteles el tratado de que existe una fuerza que vence la muerte. Él puede tratar las fuerzas solo a nivel del intelecto o de la energía, pero no es más que algo empírico terrenal y material. 

¡Esto es Minné!
     Pero hay que estudiar Minné. A propósito, ¡mirad cuántas huellas hay en los idiomas rusos, europeos y occidentales!, por ejemplo: minnestreles, o minueto, esta palabra italiana, minueto=eto e minné=¡esto es Minné!

No hay comentarios:

Publicar un comentario