El portador del buen mensaje desde el Reino del bien superante

Leo y profundizo en la vida de Haydn y brotan lágrimas. 
Toda su música es sobre una civilización bondadosa, gente bondadosa, del Dios bondadoso.
Roma se esforzó para que no fuera revelado el misterio de Haydn y de su música. A nadie se le ocurrió ni siquiera la idea de comentar espiritualmente sus creaciones.
En la música de Haydn no hay mal (!!!). 
No hay más que paz y armonía del bien. 
¿Elementos de tragedia? ¿Momentos de tensión, extáticos y pasionales? Son solo medios para transmitir la tensión de la bondad. 
Haydn está siempre en los diapasones del bien y solo del bien. 
Es la música de la teocivilización. 
No es de este mundo, sino de otros mundos en los que no hay mal. 
Haydn ha sido enviado desde lo alto como mensajero, el apóstol musical, el portador del buen mensaje desde el reino del Bien Superante. Su música es el evangelio de la civilización en la que no existe el mal ni pintado.'

- Nuestra escuela musical espiritual se llama 'conversatorio'. El conservatorio pone en conserva. ¡En el conversatorio se conversa, se permanece en un diálogo!
Cuando toco, converso con la gente que escucha. Así es mi estilo, mi manera de tocar: directamente desde el cielo, como una revelación.

...Leí en la Biblioteca mística las libretas de notas de Haydn. Están llenas de éxtasis acerca de Dios. Dice que permanecía días enteros en una exaltación inenarrable y en estos días de elevaciones extáticas nacía la música de sinfonías y cuartetos. Todo está borrado, olvidado y presentado como 'el estilo clásico vienés'.

Un día Haydn lloró y le preguntaron:
- ¿Por qué lloráis, maestro?
- Lloro por el destino de Mozart. Es el grandisimo compositor, un don para la humanidad. Pero todas las cortes del mundo lo desdeñan. Ningún rey ni emperador lo le ha invitado para que le sirva. Sólo Praga lo recibe. Viena - lo rechaza...

Cuando envenenaron a Mozart (en 1791), Haydn quedó aturdido. Durante dos semanas después de recibir la triste noticia no pudo recuperarse. Sabía que Mozart tenía una salud perfecta y podía vivir 40 años más...
Doliéndose locamente por la pérdida del mejor amigo y del sumo genio, Haydn clamó a los cielos:
'¡Wolfgang, ahora díctame desde el Reino! Quiero cumplir todo lo que no pudiste realizar por el veneno maléfico.
¡Buen Padre, Dios de amor y bondad! Haz de manera que en el resto de mis años de vida pueda yo escribir la música que escribiría Mozart!'


Sus obras escritas después del año 1791 son la música de Haydn-Mozart.


Escuche AQUÍ 'Los 7 Clamores del Cristo Bogomilo'